Remordimiento

La princesa Isylva estaba destrozada, el último de los guerreros que había peleado por ella había muerto a manos de su prometido. Su padre había elegido bien, Rondin erá el mejor guerrero de las nubes altas. Sus alas eran las más rápidas y su lengua venenosa era la mas certera de todas las lenguas.

Isylva perdió la esperanza de no tener que casarse con Rondín. Él le parecía un patán, siempre centrado en las peleas, en las batallas, siempre centrado en las conquistas y, sobre todo, pendiente de la generación de nuevas nubes. Sin los generadores de nubes el reino dejaría de existir y 2.000.000 de años de evolución caerían de nuevo a la tierra como si no hubiera pasado nada.

La boda se celebró por todo lo alto, y mas estando en las nubes altas. Acudieron todos los pobladores y, en algunas ocasiones, el zumbido de las alas no dejaba oír la ceremonia. Isylva había sido educada para obedecer los deseos de su padre y, como todas las princesas, al final aceptó con docilidad el matrimonio.

Pero ella no estaba dispuesta a ponérselo fácil a Rondín en su habitación. Su estrategia estaba preparada, ella haría que Rondín se enamorase de ella perdidamente, y cuando eso pasase se lo haría saber. Rondin sufriría, esa sería su venganza.

Cuando llegaron a la nube nupcial, él se quitó el traje de boda, se quedó desnudo delante de ella, se arrodilló y la dijo: «Siempre te he querido, siempre te querré, nunca fuí capaz de acercarme a ti, ni siquiera de mirarte y la única manera en que fuí capaz de llegar a ti fue en el torneo». Isylva no se inmutó, bueno, no se inmutó por dentro, por fuera fingió conmoverse y dejó que él pensara que su amor era posible.

Con el paso de los soles, Rondín siguió enamorado de ella, su amor no cesaba si no que crecía. Isylva, por su lado, continuaba con su plan. Ella había cerrado su corazón y no estaba dispuesta a desistir de su plan a pesar del amor que Rondin le mostraba en cualquier ocasión. Pronto llegaría el momento de hacerle sufrir, llegaría el momento de la venganza, del triunfo sobre su padre y sobre el conquistador.

Cuando Rondín volvió de la última batalla trajo consigo a un amigo, Santos le había salvado la vida y Rondín quería agradecérselo con una cena especial. Después de anunciar a todo el mundo como Santos le había salvado, juró que serían amigos para siempre. Rondín llamó a Isylva para que acudiera a la nube de la fiesta. Ella entró como siempre deslumbrante, pero esta vez al fijarse en los ojos de Santos las rodillas le fallaron y cayó por la escalera.

Se había roto la pierna por 3 sitios y eso la obligaría a guardar cama durante 4 meses. Rondín partió a la batalla y dejó a Santos al cuidado de Isylva.

4 meses bajo los cuidados de Santos, mirando a sus ojos cada poco tiempo, era mas de lo que cualquier corazón podría resistir e Isylva se enamoró de él como sólo se enamoran los adolescentes. Una tarde ella no pudo mas e intentó besarlo, pero Santos era fiel a su amigo y le dijo a Isylva que su amor era imposible, que Rondín merecía todo el cariño y que nunca le traicionaría. Isylva no pudo resistir el desplante y cogiendo un cuchillo intentó matar a Santos, pero al hacerlo y mirarle a los ojos, sus rodillas volvieron a fallar y se cayó clavándose el cuchillo en el corazón.

Rondín volvió todo lo rápido que pudo, pero no llego a tiempo de ver a Isylda con vida. Después del funeral, Rondín se acostó llorando mientras su amante se desnudaba detrás de una cortina. Rondín dijo: «siento haber engañado a Isylva haciéndola creer que estaba enamorado de ella, no sé si podré vivir con ese peso en mi conciencia».

Su amante se metió en la cama y le dijo: «No lo pienses más, ella quería hundirte y además intentó matarme». Rondín y Santos compartieron esa noche el peso del remordimiento de tantos soles de engaño.

Vaya Tela peque

Un pensamiento en “Remordimiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *