Fuera de juego

El era el rey de los dartinianos, llevaba tantas batallas vencidas, tantas tierras conquistadas y tantas princesas rescatadas que todo el mundo había perdido la cuenta. Todos querían ser su amigo, sus súbditos se peleaban por compartir su mesa y muchos le llevaban preciosos regalos con tal de ganarse su favor. El presente más especial de todos fue el traje diseñado por el Dragón de Sílice, una rara y exclusiva joya, uno de los objetos más preciados de aquel universo porque el dragón solo hacía un traje cada mil ciclos. Al rey no le gustaba mucho el traje pero, al fin y al cabo, lo había hecho el Dragón de Sílice y eso en su universo era lo más importante.

La primera vez que vistió el traje en una ceremonia en la corte, una bella princesa se aproximó a él para poder ver el traje de cerca. Ella era rubia, tenía unos tremendos ojos azules y su curvado cuerpo provocaba el deseo de quienes la observaban.

Aquel día, la princesa le ofreció cambiar una noche con ella por el traje del Dragón de Sílice. El dudó, no porque el traje le importará mucho sino porque él quería pasar toda su vida con la princesa, no solo una noche.

De repente se produjo un corte en el suministro eléctrico, el ordenador de Miguel no tenía batería y, además, ¡que cuernos!, sin luz no había conexión a internet.

Miguel necesitaba que volviera la luz inmediatamente, necesitaba volver a la web de juegos online lo antes posible, antes de que la princesa se cansara y se fuera a otro servidor. Ella no le esperaría más de dos ciclos de juego.

Cuando la luz volvió y pudo conectarse a internet, el ordenador se colgó. Había perdido su fichero de claves. Ya no podría entrar en la web, no había manera de recuperar la contraseña. Miguel acababa de perder lo mejor que tenía en la vida, su personaje en el mundo virtual Monty Global Systems. Tantas horas invertidas jugando para ser el rey de los dartinianos, se habían esfumado.

A Miguel solo le quedaba su vida en un pequeño piso en las afueras de una ciudad en la que no conocía a nadie, en la que no quería ni le quería nadie.

Miguel se había quedado fuera de juego.

Fuera de juego

2 pensamientos en “Fuera de juego

  1. Vivitaycoleando

    Buenas,

    Que me voy a leer unos cuantos del tirón y no se si os interesa que os diga cositas que veo, como por ejemplo el primer párrafo me lo he leído dos veces porque no lo entendía.

    Todos querían ser sus amigos? Querrás decir SU amigo. ¿O todos quieren ser amigos de los dartinianos?

    Besos,
    Vi

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *